PIERNAS

BREVE DESCRIPCIÓN DE LA ATEROESCLEROSIS EN LAS PIERNAS

Enfermedad arterial periférica

Conoce los efectos de la ateroesclerosis en las piernas, su origen, síntomas, diagnóstico y tratamiento.

Cuando las arterias de las piernas por depositos de colesterol se estrechan, el flujo de sangre oxigenada disminuye y el enfermo puede sentir dolor en las pantorrillas al caminar.

Cuando la enfermedad avanza llegando hasta el cierre total de la arteria, el enfermo puede sentir dolor con minima actividad o en reposo y presentar cambios en la coloración de la piel hasta desarrollar ulceras. En los casos mas graves se puede presentar lesión irreversible de los tejidos llamada necrosis  o gangrena;

La gangrena inicia habitualmente en las partes mas alejadas (dedos de los pies) y son fases muy avanzadas de la enfermedad que frecuentemente terminan en amputación de un segmento de la pierna.

El desarrollo de la ateroesclerosis esta favorecida por antecedentes familiares, edad, sobrepeso y obesidad,  tabaquismo, niveles altos de colesterol en la sangre, diabetes e hipertensión.

El Tabaquismo, la Diabetes y la Hipertensión son los factores que aceleran mas la oclusión de las arterias en las piernas  en los mayores de 50 años.

Cuando se sospecha la enfermedad, el estudio inicial es el ultrasonido Doppler con lo que se valora el flujo de sangre en las arterias de piernas y pies. En caso de que el estudio confirme la sospecha se puede realizar una angiotomografía en la que se inyecta medio de contraste y por tomografia se realiza imágenes estaticas del sistema arterial de toda la pierna identificando el sitio de las estrecheces y oclusiones del sistema arterial. La calidad de las imágenes depende mucho de la capacidad del tomografo.

Los tomógrafos actuales de 64 detectores disponible en el Hospital San Jose Hermosillo tienen capacidad para proporcionar imágenes de muy alta calidad. Una alternativa para lograr este tipo de estudios es la resonancia magnética en la que se utiliza un medio de contraste diferente al de la tomografía.

Finalmente se puede realizar una angiografía por cateterismo, en la que se coloca un catéter en la arteria femoral. Se inyecta medio de contraste directamente en el sistema arterial de la pierna y se realizan imágenes  dinámicas (idealmente se realiza en un equipo de fluoroscopia como el que se utiliza para estudios de cateterismos de corazón)

El objetivo de estos estudios es identificar la presencia de obstrucciones y la calidad del flujo que llega a las porciones más distales y principalmente poder valorar el tratamiento que se puede ofrecer para tratar de aumentar el flujo, aliviar los sintomas, favorecer la curación de ulceras y evitar la amputación.

Si las obstrucciones son muy severas y no hay mejoría con medicamentos se valorara las posibilidades que en el momento de realizar la angiografía por cateterismo, introducir un pequeño hilo de metal y avanzar un globo para realizar la expansión directa del sitio estrecho, (Angioplastia) dependiendo del sitio se puede colocar un tubo rígido de metal (stent) con el que se mantendrá la arteria abierta. Este procedimiento se considera mínimamente invasivo, puesto que se realiza a traves de una puncion en la ingle y habitualmente no requiere incisión quirurgica.

En los casos que la arteria tienen oclusiones muy largas y no sea posible abrirla con angioplastia, se recurre a la cirugía en la que usando tubos sintéticos o con las mismas venas del paciente se conectan los segmentos de las arterias para formar “puentes” (cirugía de bypass) que libren el segmento ocluido y de esta forma recuperar el flujo de sangre al segmento mas distal.

Para mayor información puede consultar la página http://piernasenfermas.blogspot.com/

La claudicación intermitente es el dolor en las piernas como consecuencia de la disminución del flujo sanguíneo, mayormente ocasionado por la ateroesclerosis. Es un problema de salud creciente en nuestra sociedad, ya que la obesidad, diabetes, hipercolesterolemia e hipertensión arterial tienen una alta incidencia y son factores de riesgo bien identificados para presentarla. Es importante reconocer los factores en torno a esta patologia.

Las arterias y las placas

Casi la totalidad de las celulas de nuestro cuerpo obtienen el oxigeno y nutrientes a través de los vasos sanguíneos, los cuales, a manera de circuito, transportan la sangre desde el corazón a los tejidos (los conductos son las arterias) y de los tejidos al corazón (venas). Las piernas no son lo excepción.

Las arterias de las piernas (y también las de todo el cuerpo) pueden presentar aterosclerosis, que es una enfermedad en la cual se forman placas en sus paredes, llamadas ateromas, que obstruyen el interior e impiden el flujo sanguíneo. La alteración inicial es el depósito de lipoproteínas de baja densidad (LDL, colesterol malo) dentro de las capas de las arterias. El LDL es oxidado y posteriormente capturados por celulas especializadas (macrófagos) que se acumulan en las paredes. Se liberan entonces sustancias que contribuyen a la formación y crecimiento de la placa. A veces la placa se rompe y favorece la formación de trombos, empeorando la obstrucción en la arteria, otras veces la placa se calcifica.

Para el desarrollo de la ateroesclerosis existen factores de riesgo, que incluyen: pertenecer al genero masculino (las mujeres después de la menopausia adquieren el mismo riesgo), sobrepeso / obesidad,  tabaquismo, aumento del colesterol en la sangre, diabetes, antecedentes familiares de padecimientos cardiacos.

Habitualmente la aterosclerosis permanece sin síntomas hasta que desarrolla alguna de sus complicaciones, por ejemplo angina de pecho, infarto al miocardio, embolia cerebral o hipertensión arterial. En el caso de las piernas se presenta la claudicación intermitente, que es el dolor intenso en los músculos cuando se realiza ejercicio y que desaparece en el reposo. Conforme va progresando la enfermedad va disminuyendo la circulación y se presentan desde cambios de coloración en la piel hasta la muerte de los tejidos, llamada necrosis o gangrena; este proceso inicia en las partes mas alejadas (habitualmente los dedos de los pies).

Haciendo el diagnóstico

Cuando hay factores de riesgo y se sospecha clínicamente de la enfermedad, para un diagnóstico preciso se requiere de la realización de estudio llamado ultrasonido doppler, que es una modalidad de ultrasonido que muestra en color y en una grafica el flujo del vaso explorado; también se puede realizar una tomografía de las extremidades inferiores, que consiste en una serie de imágenes obtenidas mediante un tubo de rayos X giratorio y reconstruidas por computadora, incluso tridimensionalmente, es importante conocer que los tomógrafos tienen detectores, y entre mas detectores tenga el equipo, mayor es la resolucion de las imágenes que se obtienen. Otro estudio que se puede realizar una angiografía, que es la inyección de medio de contraste directamente a la arteria de la pierna, para inmediatamente tomar radiografías, la sustancia inyectada llenará el interior de los vasos. Con estos procedimientos podremos determinar la presencia de placas, si obstruyen o no el flujo y saber si es que llega sangre a las porciones más distales; en el caso del ultimo estudio enunciado, la angiografía, es posible también introducir el catéter y realizar un procedimiento llamado angioplastia (que será descrito posteriormente).

Tratando la enfermedad

Una vez determinadas las características de la enfermedad se deben de realizar cambios en el estilo de vida (dieta baja en grasas saturadas, eliminar el tabaquismo, control de niveles de azúcar y presión arterial, control de peso, etc.); además de medicamentos para reducir la posibilidad de que las arterias se obstruyan mas.

En otros casos se requieren medidas terapéuticas invasivas: se puede realizar la expansión directa del sitio estrecho, mediante la introducción en la arteria femoral de un tubo largo, delgado y flexible (catéter) con un globo en la punta, también en el mismo acto se puede colocar un tubo rígido de metal (stent), este procedimiento es llamado angioplastia y se considera mínimamente invasivo, puesto que se realiza a traves de solo una puncion en la ingle. En los casos mas avanzados en los cuales la arteria se encuentra tapada completamente es posible que se requiera de otra vía para que la sangre llegue a las partes mas distales, en este caso se pueden colocar tubos sintéticos o venas de otras partes del cuerpo para formar “puentes” (cirugía de bypass). Cuando no existen arterias viables en las porciones distales o cuando hay gangrena, la amputación es el último recurso.

Para mayor información puede consultar la página http://piernasenfermas.blogspot.com/